Dar lo que se ama

Dar lo que se ama. Amar lo que se da hace pensar en eso que está afuera y es compartido. También en lo que se tiene adentro que se enciende con lo recibido, lo dado, lo encontrado.

Habla de un mundo interno pero también de la calidad del mundo que nos acoge.


No es fácil decirlo, lo fácil será llenarse de contradicciones. La ambivalencia de la experiencia del encuentro con el otro, de la existencia. ¿Cómo entender eso? Una pregunta para hacer el camino, para entender los sentimientos, los deseos.


El trabajo en terapia está pleno de estas cuestiones, posibilita un continente. Pensar y sentir puede ser parte del vivir y el bienestar.


Y claro que #NoTeLoPierdas