El cielo: el techo, la fuga y la pausa